Nuestra ubicación.

Nuestra librería está en la Calle Reina Sofía Nº 10. En frente del IES Juan Carlos I. Cerca de la Biblioteca Regional.

viernes, 10 de junio de 2016

Donde los escorpiones. Análisis del primer capítulo.

¡Hola a todos! Dado que el experimento que hicimos con eso del análisis breve o análisis del primer capítulo parece que os gustó, hoy os traemos otros. Ésta vez se trata de "Donde los escorpiones" la última aventura del subteniente Bevilacqua, protagonista de la saga escrita por Lorenzo Silva. Es una saga que he tenido de cerca pero por tiempo, o más bien por ausencia de éste, no he podido leer, aunque no me faltan ganas, sobre todo después de catar ésta primera obra. En las próximas semanas subiremos alguna reseña de otras aventuras de Bevilacqua, cómo bien sabéis el blog no lo lleva una sola persona, y mi compañera si es fan de Lorenzo Silva, así que no hay mejor experta para hacer tales reseñas. Bien vayamos a por el libro.



Bien, ¿Cómo empieza la historia? El teniente Bevilacqua, y la sargento primero Chamorro se meten a hacer una detención en un poblado chabolista cercano a la cañada real, con la compañía del brigada López (Un antiguo conocido de Bevilacqua) y otros agentes. Esto sólo es un preámbulo a la historia que acontecerá en el libro. Pero sin embargo me parece un buen preámbulo, un buen recurso, empezar la trama principal con el cierre de una trama secundaria, que nos haga ponernos un poco en situación. Un punto a favor para Lorenzo Silva. La trama por cierto, describiéndola a grandes rasgos será la investigación de Bevilacqua y Chamorro, de un asesinato en una base militar española en Herat... Pero... Esto es un análisis del primer capítulo, un análisis breve y no hablaré más de la trama principal, sólo de lo qué es objeto de mi análisis, así os doy los menos detalles posibles sobre el libro y consigo que os sorprenda más.
Nada más empezar vemos algo que me gusta mucho y es que no hay personajes pequeños, ni siquiera los secundarios, lo vemos con López, pero sobre todo con otros personajes, ahora os profundizaré más en eso que tan bien ha hecho Silva. Cómo os decía, el brigada López no es más que un personaje secundario que hace como puente entre nuestros protagonistas y el escenario y situación en el que se ven envueltos en ésta introducción a la trama, es, por decirlo así, un puente inverso. No hace de puentes para que los personajes lleguen a ese lugar donde están, sino hace de puente para sacarles de ese escenario, de esa escena y aligerar la transición hasta la trama principal.
Me gusta que al poco de empezar y durante todo el desarrollo del capítulo se profundice en Bevilacqua, haciendo un protagonista fuerte y profundo, en condiciones para una novela. ¿Cómo lo hace? Con una herramienta muy sencilla pero útil y que maneja con mucha habilidad. Silva utiliza, simplemente el peso de los años. Eso nos hace adentrarnos más en el subteniente, sus pensamientos, emociones, ideas, sensaciones. No sufre un gran peso, no está aplastado por su cada vez más cercana vejez, es consciente, de que ya tiene cincuenta años, pero eso no le frena, detiene, o aplasta. Sólo le hace tomar consciencia de su situación de la situación del mundo que le rodea respecto a él, le hace ver las cosas de otro modo, dando lugar a un pensamiento maduro y reflexivo, del que el mismo es consciente y que a nosotros también nos dará un par de meditaciones.
Durante la mayor parte del capítulo, se nos presenta un ambiente turbio, pero verosímil, algo que realmente todos somos conscientes de que existe, todos hemos visto en noticias, reportajes o a veces desde lejos, en autopistas o al perdernos con el coche, esas barriadas conflictivas y casi desconectadas de la civilización y el orden. Es decir, todos sabemos que esos lugares tan caóticos y conflictivos existen, pero es más fácil hacer cómo que no, que todo es orden y civilización... Y no es así, y es muy interesante leerlo a través de la piel del subteniente, sufriendo el mismo impacto que él ante esta realidad, dándonos cuenta de lo que hay en nuestro mundo, un poco más lejos de las afueras de nuestras ciudades, y a lo que a veces no queremos mirar, a pesar de ser conscientes de su existencia.
Es muy curioso también, hablando de esa clase de lugar, como Silva nos explica esa delicada línea que parece separar la civilización del caos. Ese acuerdo que parece haber entre la policía y los habitantes de la cañada, para coexistir, para cohabitar en paz, intentando ponerse de acuerdo y ayudarse sin alterar el orden y poner del revés a las gentes de la cañada.
Y por último, enumerando los aspectos positivos de éste primer capítulo, y que espero que se conserven a lo largo de la novela, hablaré de un hecho del que os he hablado antes, en éste capítulo no hay personajes pequeños, aunque sean secundarios o sólo parezcan una vez. Y eso me parece genial, me parece que una gran novela es aquella donde no hace falta aclarar si es un buen personaje secundario o principal, o un buen personaje masculino, femenino o LGBT... Una novela donde podemos referirnos a los personajes como buenos personajes independientemente de todo lo demás, es una buena novela, creo yo al menos.
Y pruebas de éstos personajes que no son pequeños, son, además del brigada López, la prostituta Jessica, que siendo una mujer con una belleza, fuerza y elegancia innata, que al parecer estuvo un día en lo más alto, pero cayó hasta lo más bajo de la vida por culpa de la heroína, pasando de ser una deportista de alto nivel a ser una "princesa de pudridero". O también, los padres de identidad desconocida, que rozando ya la ancianidad, noche tras noche van a la cañada real, a ver si ven a su hijo desaparecido, ir a por unas dosis... Desesperados, en una vigía eterna, con la débil esperanza de encontrar a su criatura, a su vástago y convencerlo para que vuelva a casa y reciba ayuda, para dejar ese mundo. Es simplemente brutal, como ves personajes tan grandes, que después de ser presentados no volverán a aparecer en el libro seguramente, pero no por ello son pequeños. Son personajes grandes, pero sobre todo, bien hechos, porque al fin y al cabo se supone que son personas humanas, más del mundo literario que se nos presenta al leer, y como personas, son únicas e irrepetibles, para bien o para mal, toda persona, por buena o mala que sea, por perdida que esté es única e irrepetible, y estos personajes, a pesar de pertenecer a un mundo literario inventado, son fiel reflejo de esa realidad, no siendo personajes pequeños. Así que por esto último, bravo, Lorenzo Silva.
En definitiva, estos, para mí son los principales puntos positivos de éste primer capítulo y que espero que perduren, mejoren o aumenten a lo largo de la novela, ya lo veremos, según la vayamos viendo. Ha habido algún detalle que para mí ha sido, menos bueno, y no lo tacharía siquiera de negativo, porque son detalles que no me han gustado a mí, por ser como soy, no porque sean fruto de un error o equivocación del autor a la hora de escribir.
Por ejemplo, me ha parecido que el primer capítulo es un poco largo, es todo lo largo que debe ser, no le sobra nada, pero es un poco largo para ser una toma de contacto con la novela, vamos, que he echado de menos un prólogo. Y luego otro detalle, ha sido que el lenguaje a veces se torna muy complejo, lo que por un lado es positivo porque añade profundidad y realidad, te hace entrar más en la historia, vivirla más, pero su contraparte negativa es que necesitas más concentración para mantener el hilo, y es más fácil que te rompan la misma. Cómo os he dicho estás cosas que me han gustado menos, son de carácter totalmente personal y nimiedades, así que no les dedicaré más tiempo.
Bueno, y esto ha sido todo, esperamos que os hayan entrado muchas ganas de leer más, y que nos escojáis para adquirir esta novela a todas luces, grande. Por hoy me despido, pero no antes sin daros un pequeño aviso.
Os informamos, de que el próximo Jueves, día 16, estaremos en la Biblioteca Regional de Murcia, con el autor cartagenero José Joaquín Bermúdez, que es hombre muy simpático que estará encantado de firmaros su libro, "El último de Cuba" y de hablar con vosotros, y responder todas vuestras dudas. Os aseguramos de que es una experiencia que vale la pena disfrutar, José Joaquín es un escritor de estos que viven la literatura, que la tienen como compañera, no como fuente de ingresos, y eso al hablar con un escritor es lo primero que se nota.
La semana que viene os hablaremos más de autor y de obra y os concretaremos hora y demás detalles, del acto. Hasta pronto, queridos lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario